lunes, 10 de abril de 2017

De compras con el tupper

Como ya sabéis, estamos eliminando el plástico de nuestra vida y lo vamos haciendo según una lista de prioridades que encontraréis aquí. Una de las cosas que *no* vamos a hacer es tirar de una sentada todo lo que tenemos de plástico y sustituirlo por objetos equivalentes sin plástico, uno porque no nos da el presupuesto y dos porque sería contraproducente para el medioambiente que de pronto todo ese plástico al que le queda tanta vida saliera de nuestra casa, donde está sirviendo para algo y fuera a un vertedero.

Para nosotras es más prioritario eliminar el plástico de usar y tirar en primer lugar, así que nos vamos de compras con el tupper, que es de plástico, para eliminar el plástico. ¿Seguís nuestra lógica ilógica?

El pescadero, feliz de salir en el blog.

Al principio hubo que explicar bastante, pero la gente enseguida entendió lo básico, aunque todavía le cuesta dejar de lado las costumbres. Hay que pensar que los charcuteros, pescaderos, fruteros y demás se pasan el día haciendo los mismos gestos cuando sirven a la gente, y así día tras día ad nauseum, así que cuando viene la rara que no quiere plástico les cuesta no dejarse llevar por el gesto habitual.

¿Quiere el jamón en el mismo tupper que el beicon?
Pues sí.

Como permacultoras, queremos cuidar a las personas y como activistas evolucionarias, creemos que se cazan más moscas con miel que con vinagre, así que consideramos el momento de la compra como una oportunidad para empezar a cambiar mentalidades, tanto entre los tenderos como entre la clientela que está observando, ojo avizor. Intentamos ser pacientes y flexibles con las cosas que más cuestan.

Cosas que más cuestan:

1) no poner un papel plastificado para pesar y cortar las cosas. Cuando vemos que les cuesta mucho, les decimos que usen uno solo y lo pesen todo en él. Aquí hay un problema de higiene ante los demás clientes. El pescadero tiene una manguera para limpiar el recipiente de la báscula y la fruta no mancha, pero el charcutero y el carnicero no quieren pesar nada directamente sobre la báscula y lo respetamos.


Pesando a pelo. Qué radicales somos.

2) no ponerse guante de plástico, aunque cuando se lo dices suelen dejarlo a un lado, esperemos que no para tirar sino para usar con el próximo cliente.

Esto no le cabe en el tupper, señora.

3) No darte bolsa de plástico. Una vez, después de toda la explicación y de hacer que nos pusieran la compra en el tupper, y de haber metido el tupper en la bolsa de tela, ¡¡el tendero metió el ticket de compra en una bolsa de plástico!! Fue divertídisimo. Es la costumbre de los gestos, que es muy mala de quitar.

Lo mejor de ir de compras con el tupper es que todo el mundo te recibe con brazos abiertos, que la gente que está esperando te anima, que se inician conversaciones sobre el tema de los plásticos y del medioambiente y que, esperemos, se normaliza, el rechazar el plastico de usar y tirar.

Nota: fotos hechas y publicadas con permiso de los retratados.

2 comentarios:

  1. Me ha encantado!! Es lo mismo que me pasa a mi. Y lo mejor los comentarios de las fotos!!

    ResponderEliminar