jueves, 18 de mayo de 2017

La falta de luz, un reto para nuestro proyecto

Cada lugar es un mundo y copiar no es diseñar, por eso estamos dedicando tanto tiempo a la observación de nuestro piso. Y no es que nos acabemos de mudar: llevamos seis años viviendo aquí, es que cuando te pones a observar de verdad, de verdad, comprendes mejor las implicaciones de las cosas que ya conocías.

Vista desde nuestras ventanas.

Ya hemos comentado alguna vez que nuestro piso da al norte. Es un bajo en relación con el acceso al edificio y un primero poco alto en relación a la calle. La calle está llena de grandes plátanos que los jardineros del ayuntamiento torturan de varias formas, principalmente podas draconianas y unión de ramas de diferentes árboles.

Las ramas no llegan a tocar las ventanas porque están bajo
la terracita del segundo, que le quita aún más luz.

Aquí se ven bien las terracitas del segundo.

Una cosa buena que tiene el piso es que delante tiene un grupito de chalets así que además de tener bonitas vistas, tiene una zona despejada. Tras los chalets hay un edificio grande y blanco orientado al sur donde se refleja el sol y que nos envía, cual espejo, la mayoría de la luz que tenemos.

Casi no se ve el edificio del fondo de lo que deslumbra la luz que nos envía.

Las terracitas del segundo nos quitan mucha luz.

 El resultado es que, a pesar del enorme tamaño de las ventanas, la luz que llega al salón es bastante poca. Paradójicamente, en invierno nos llega más que en primavera, porque los árboles no tienen hojas y nos entra la luz reflejada del edificio, que no es mucha, pero es algo. En primavera los árboles se llenan de hojas y nos sumimos en la oscuridad. Luego pasan los jardineros con las sierras de cadena y volvemos a tener algo más de luz. Tendremos que tener en cuenta estos cambios estacionales de luz para planificar el huerto de interior y el huerto que queremos colocar en el alféizar.

Estamos haciendo una lista de plantas útiles que funcionen bien en maceta y soporten poca luz. Para el huerto interior, tendrán que ser plantas que gusten del calor y para el del alféizar, plantas que gusten del frío. Si sabéis de alguna, se agradece la información.



3 comentarios:

  1. No hay muchas plantas que soporten la escasez de luz y a la vez necesiten poca tierra.
    Para exterior puedes poner: rabanitos, perifollo, mentas, lechugas, perejil, puerro, judías de mata baja,apio, escarola, fresas, cebollino.....pero el resultado va a depender mucho también de la calidad del sustrato que uses. Ligero y fértil es lo mejor.
    Para interior es más complicado. Pocas plantas comestibles toleran condiciones así. Pensaré en ello, a ver si recuerdo alguna.
    Suerte, maja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, majo. Para interior estamos barajando jengibre y tumérico. En cuanto a la fertilidad del suelo en macetas, es uno de los puntos claves del asunto y habrá pronto una entrada sobre el tema. Por lo que estoy viendo, los que más saben del tema son los que cultivan marihuana en su casa de forma ecológica. Hay verdaderos maestros del tema, aunque es un poco difícil encontrar la información.

      Eliminar
  2. Maja.
    He tenido que usar un correo ajeno, yo no tengo gmail.
    He recordado para interior champiñones y otras setas, si podéis hallar micelio.
    Sí, es cierto, el cultivo de marihuana es un buen punto de partida para investigar, pero se basa en gran parte en iluminación artificial. Lo encuentro caro para otros usos.
    Dije fresas y no especifiqué que fueran de bosque, no fresón, que precisa mucho sol.
    También me dejé fuera acelgas y tetragona. Incluso la estevia puede prosperar ahí. Yo las tengo todo el verano en invernadero muy sombreado a la estevia y tetragona y van bien.
    Besos.

    ResponderEliminar